Domingo, 06 Junio 2021 21:01

CONTUSIONES Y ALZHEIMER

Valora este artículo
(0 votos)

contusion1

Ya conocéis las consecuencias de las caídas en las personas de edad avanzada, hoy vamos a hablar más en profundidad de una de ellas, las contusiones.

Una contusión es un daño que recibe alguna parte del cuerpo por golpe que no causa herida exterior en la   piel o las mucosas. Al mismo tiempo, y a diferencia de lo que ocurre en una fractura, en una contusión no se produce lesión en huesos, ni en articulaciones, siendo característica la aparición de magulladuras o aplastamientos. En muchas ocasiones son consideradas como traumatismos de poca importancia, pero pueden llegar a causar mucho dolor y ser el origen de una inmovilización prolongada.

Como cuidadores de enfermos de Alzheimer sabéis que los golpes y caídas están a la orden del día en nuestra rutina, por eso importante saber reconocer y tratar las contusiones, la gravedad de las mismas está condicionada por la intensidad del golpe que la origina y por el estado físico de la persona que la sufre, podemos encontrarnos con:

  • Contusión mínima o simple. Es aquella en la que no se producen alteraciones o desgarros de planos profundos; únicamente, por efecto del golpe se produce un enrojecimiento de la piel o eritema, que no tiene mayores consecuencias.
  • Contusión de primer grado o equimosis. Originada por un golpe más intenso, lo que da lugar a la rotura de pequeños vasos sanguíneos. Los síntomas incluyen dolor fundamentalmente, que puede ir acompañado de una discreta paresia muscular, especialmente evidente si el golpe se localiza en algún trayecto nervioso.

contusion2

  • Contusión de segundo grado. Caracterizada por originarse a partir de un golpe de mayor intensidad que los anteriores, lo que da lugar a una lesión de vasos de mayor calibre, que finalmente se traduce en la formación de una colección líquida que provoca relieve; esta formación es lo que se conoce como hematoma

contusion3

  • Contusión de tercer grado. Caracterizada fundamentalmente por la muerte de los tejidos profundos. En este tipo de lesión, la piel inicialmente puede tener un color normal, que posteriormente se torna grisáceo. En estos casos es habitual la existencia de un aplastamiento intenso que afecta a partes blandas (tejido subcutáneo y músculos), e incluso puede haber afectación de nervios y huesos.

¿Qué hacer ante una contusión?

Lo primero que se debe hacer es acudir al médico para una valoración adecuada, incluso en contusiones de tercer grado incluir un tratamiento farmacológico para ayudar al dolor y posteriormente Inmovilización y elevación de la zona afectada, así como la aplicación de frío sobre la zona contusionada, con el fin de reducir la inflamación y la extravasación sanguínea.

Visto 79 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.