Lunes, 19 Julio 2021 21:11

CANSANCIO

Valora este artículo
(0 votos)

Cansancio

Comentábamos hace uno sidas lo importante que es dormir bien y descansar, cuando esto no ocurre debidamente podemos notar cansancio, una palabra tan actual y usada por todos pero que tiene un significado mayor. Y es que el cansancio físico puede ser considerado una epidemia en el mundo moderno, la consecuencia inevitable del pésimo estilo de vida, alimentación, sueño y falta de ejercicio físico que realiza la mayor parte de la población.

La RAE (real academia de la lengua española) define el cansancio como la falta de fuerzas que resulta de haberse fatigado, pero en realidad es algo mucho más complejo, también implica la percepción subjetiva de falta de energía, sueño, pesadez e incluso tensión muscular en zonas como la cervical y la dorsal. 

Podemos hacer una clasificación global de los diferentes tipos de cansancio en dos:

  • Físico:  producido por la falta de descanso o un trabajo continuo, hablamos de la percepción de fatiga, falta de energía, tensión muscular e incluso de dolor que pueden percibir las estructuras de nuestro cuerpo.
  • Mental: es producto de realizar actividades que requieren de nuestra completa concentración, planificación y ejecución en un período corto para lo que se tiene que hacer. También puede surgir por conflictos que no se logran resolver.

La persona que se tiene a su cargo un enfermo de Alzheimer sabe perfectamente lo que es el cansancio y conoce otro tipo bastante frecuente, el” cansancio emocional”, las situaciones que vive en su día a día, el estrés y las preocupaciones generan esa falta de energía.

En el día a día nos mantenemos realizando distintas actividades tanto físicas como mentales, que nos van agotando cada vez más, es por eso que en la noche debemos procurar descansar y olvidarnos un poco del ajetreo diario para que no se convierta en un factor de riesgo del cansancio. Es importante recalcar que además de la privación del sueño, existen otros factores que pueden desencadenar y acelerar el estado de agotamiento, entre los cuales se encuentran:

  • Mala alimentación.
  • Sedentarismo y el exceso de peso. Pueden cambiar el metabolismo del cuerpo y generar un esfuerzo que no es adecuado para la persona.
  • Sobre esfuerzo físico, tal como ocurre después de realizar un ejercicio de alta intensidad.
  • Problemas metabólicos.
  • Consumo de medicamentos.
  • Colchón y almohada inadecuada para descansar.
  •  enfermedades autoinmunes como mialgias, miastenia gravis, lupus…que suelen generar fatiga.

Es importante detectar el origen y la verdadera causa de nuestro cansancio, no todo se arregla durmiendo más y mejor, aunque por lo general ayuda. Es importante acudir al médico si el cansancio es prolongado pare descartar enfermedades mayores y que nos paute la mejor manera de afrontarlo.

Marina Preciado Hortigón. Fisioterapeuta de Alzhéimer “Tierra de Barros”

Visto 63 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.