Viernes, 23 Febrero 2024 12:52

EJERCICIOS DE BUERGUER-ALLEN

Valora este artículo
(2 votos)

BURGER ALLEN

Llevamos un par de semanas hablando de los problemas articulares en los pies, como afecta la artrosis de tobillo y cómo actuar. En la mayoría de los casos de artrosis nos encontramos problemas circulatorios colaterales, a nuestro enfermo le duele al andar y como consecuencia camina menos y como consecuencia se ve afectada la circulación de retorno y aparece edemas en los miembros inferiores.

La cinesiterapia activa es una herramienta muy eficaz tanto para la prevención como para el tratamiento del edema, hay multitud de ejercicios entre los que elegir, hoy hablaremos de los ejercicios de Buerguer-Allen:

Su objetivo es mejorar el estado del flujo sanguíneo colateral en los distintos trastornos de la circulación periférica por acción de la gravedad.
Este tipo de ejercicio terapéutico están indicados en diversos trastornos de la circulación periférica, tanto en trastornos arteriovenosos como linfáticos estando contraindicados en caso de gangrena trombosis recientes o en caso del dolor del paciente.

Este tipo de ejercicio consta de 3 fases:

1. Fase de elevación: En esta primera fase el paciente se encuentra en  decúbito supino con los miembros inferiores flexionados por la cadera, en un ángulo de 60º a 90 º aproximadamente. Se mantiene esta posición entre medio minuto y tres minutos (de 30 a 180 segundos), realizando dorsiflexiones y plantiflexiones, hasta producir una palidez en la piel.

piernas 1piernas 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2. Fase de descenso: En la segunda fase el paciente está en sedestación con los pies colgando, y va a realizar círculos con ambos tobillos, por espacio de 2 a 5 minutos hasta conseguir una hiperemia, que se va a producir por la llegada masiva de sangre a la zona luego del palidecimiento anterior. 

piernas 3

 

 

 

 

 

 

 

 

3. Fase de reposo: En esta última fase el paciente se coloca en decúbito supino y realiza dorsiflexiones y plantiflexiones del tobillo por un tiempo de tres a cinco minutos. 

piernas 4

 

 

 

 

 

 

 

 

Como podéis ver, son unos ejercicios de fácil comprensión que puede realizar sin problema las personas con deterioro cognitivo bajo nuestra supervisión, con ellas no solo mejoramos la circulación en casos de artrosis sino que prevenimos también las ulceras por presión tan frecuentes en pacientes de edad avanzada y escasa movilidad.

Marina Preciado Hortigón (Fisioterapeuta centro de día de Alzheimer “Tierra de Barros”).

Visto 447 veces