Sábado, 01 Enero 2022 12:52

CERVICALGIAS EN EL ALZHEIMER

Valora este artículo
(1 Voto)

Cervical

www.alzheimertierradebarros.es

En ocasiones estamos tan centrados en ver al paciente solo como enfermo de Alzheimer que se nos olvida que hay patologías más allá de la enfermedad del olvido. Por lo general son personas mayores con sus patologías previas y con los problemas osteoarticulares propios de la edad.

Este es el caso que venimos a tratar hoy, un problema que nos ocurre con frecuencia a todos, pero que en un enfermo de Alzheimer debemos de prestar mayor atención: LAS CERVICALGIAS.

Esto que suena a enfermedad grave es una cosa muy sencilla, cervicalgia significa dolor cervical, dolor que afecta a la nuca y las vértebras cervicales y que puede extenderse al cuello, la cabeza o a las extremidades superiores. Se puede sentir hormigueo y adormecimiento en los dedos de la mano, o incluso notar mareo y náuseas.

No todos nuestros pacientes serán capaces de trasmitirte que les ocurre, habrá quien se levante con dolor un día y te lo diga claro; “me duele el cuello” y habrá quien, o bien no sepa que le ocurre o bien no sepa como expresarlo, y se encuentre más irritado, enfadado, agresivo e incluso decaído. Por eso es importante prestar atención a las manifestaciones físicas del problema cervical.

En muchas ocasiones el problema cervical viene acompañado de limitación de movimiento, en este caso es fácil de ver, porque el paciente o bien tiene torticolis (cabeza inclinada hacia un lado) o bien mantiene el cuello rígido y se mueve en bloque, no gira la cabeza. También son fáciles de identificar los mareos, el problema principal, en este caso, es que se caiga antes de que nos hayamos dado cuenta de la afectación cervical.

El dolor a la palpación de la zona afecta y la inflamación de la misma nos confirmará que estamos ante un problema cervical, y que debemos acudir al médico o al fisioterapeuta para que se pueda actuar y disminuir el dolor de nuestro enfermo.

El tratamiento fisioterápico dependerá no solo del origen y los síntomas de la lesión, sino que dependerá también del estado cognitivo, según las características de cada uno podremos aplicar, termoterapia, masoterapia, electroterapia, estiramientos activos o pasivos de la zona…

Lo que sí se puede hacer en casa, no solo para tratar el dolor cervical sino también como prevención para que no aparezca, es la aplicación de calor local, manta eléctrica, compresa caliente, bolsa de agua caliente… en cualquiera de sus versiones es eficaz, demás ahora con este frio invernal apetece mucho!

Marina Preciado Hortigón. Fisioterapeuta de Alzhéimer “Tierra de Barros”

Visto 92 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.