Martes, 18 Febrero 2020 09:56

ALZHEIMER, PROBLEMAS Y SOLUCIONES: PIDE CONTINUAMENTE IR A SU CASA

Valora este artículo
(0 votos)

Problemas

Una de las preguntas más habituales que hace una persona que padece el mal de alzhéimer es, ”¿Cuando me voy a ir a mi casa?”, y es que la dificultad para reconocer el hogar como propio, es uno de los delirios más comunes en el trascurso de la enfermedad. La persona no reconoce su casa como suya, piensa que es un lugar o un domicilio desconocido y los niveles de ansiedad y agitación pueden llegar a ser realmente elevados por la inmensa angustia que este deliro le provoca al enfermo.

Para entender mejor este síntoma, debemos aclarar que los delirios son ideas erróneas del pensamiento que el enfermo vive como si fueran reales y verdaderas. Es decir, ellos crean en su imaginación una realidad que nada tiene que ver con la situación presente que están viviendo.

Los delirios que las personas experimentan son tan “reales”, que la ansiedad y la angustia alcanza niveles altísimos cuando el enfermo considera que su casa de toda la vida es un lugar extraño.

Este tipo de ideas delirantes pueden venir asociadas a que, en numerosas ocasiones, los afectados por la enfermedad creen vivir en un tiempo pasado, no en el momento presente, por eso a veces piden ir a casa con sus padres o sus hermanos, ya que ni siquiera recuerdan que están casados y/o viven en otro domicilio.

Saber afrontar los delirios de esta naturaleza convenientemente, es fundamental para manejar de forma eficaz las situaciones conflictivas derivadas.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

  • No tomar su comportamiento como algo personal ya que sus acciones y conductas son consecuencia de la enfermedad.
  • Utilizar palabras tranquilizadoras y no de reproche y enfado.
  • No tratar de razonar. Es un gasto inútil de tiempo y esfuerzo.
  • Nunca decirle “ACUERDATE”. Hay que ayudarle a recordar, por ejemplo, enseñándole objetos de su casa a los que esté apegado o les tenga especial cariño, como un sillón, o algún adorno, como estrategia para ayudarle a reconocer ese entorno como propio.
  • Desviar la atención de la idea delirante saliendo fuera del domicilio y dando un paseo por los alrededores.
  • Mantener la calma y ser paciente ante la insistencia del enfermo. Con voz calmada y tono suave, no tratar de discutir ni usar la lógica.

En resumen, debemos tener presente que, en la mayoría de los casos, es mucho más eficaz desviar la atención hacia otra cosa, hasta que el delirio se “pase” o se “olvide”, antes que insistir en hacerles entrar en razón sobre una realidad que ellos viven de una manera totalmente diferente a la nuestra.

Y no olvidar nunca que LA MEJOR MANERA DE ENTENDER AL OTRO ES CALZÁNDONOS SUS ZAPATOS.

Mª Magdalena Galindo Díaz

Psicóloga Centro de Día de Alzhéimer “Tierra de Barros”

Visto 399 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.