Jueves, 16 Octubre 2014 13:12

LOS TRASTORNOS DE LA ALIMENTACIÓN EN LAS DEMENCIAS DEGENERATIVAS

Valora este artículo
(0 votos)
Alimentación Alimentación Alimentación

Uno de los aspectos a tener más en cuenta en el desarrollo y evolución del mal de alzhéimer es la importancia que tienen los problemas nutricionales y de la conducta alimentaria tanto en el paciente como en su entorno familiar. Hasta tal punto es importante que hemos creído conveniente remitiros el siguiente artículo relacionado con el tema.

Artículo muy interesante en el que un grupo de expertos han expuesto de forma clara y concisa en el XVIII Encuentro Temático de la Fundación Alzheimer la importancia de tener bajo control estas variables en el cuidado de un enfermo de estas características.

Esperemos que sirva para concienciar a quienes lo lean que aunque parezca una cuestión baladí, la nutrición es fundamental en el buen cuidado de un paciente con demencia neurodegenerativa.

 

Por ello, el consumo de determinados alimentos puede interferir no sólo en la evolución de la enfermedad, sino también en garantizar un adecuado estado nutricional del paciente. «Hay numerosos estudios epidemiológicos que demuestran que el consumo de ácidos grasos poliinsaturados presentes en el aceite de oliva, el pescado azul o los frutos secos tienen un efecto preventivo e influyen en el retraso evolutivo de la enfermedad», explica la doctora Julia Álvarez, responsable de la Sección de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Príncipe de Asturias en Alcalá de Henares. Y es que, «se ha visto que tanto la dieta mediterránea como la japonesa disminuyen la prevalencia de las enfermedades neurodegenerativas, especialmente el alzhéimer», añade Pérez.

Ansiedad 

En estos enfermos se suelen dar toda una serie de conductas disruptivas relacionadas con el acto de comer que generan una gran carga de ansiedad a sus cuidadores. «La mayor parte de estos pacientes, prosigue el experto, suelen sufrir alteraciones en el apetito ya que, o no tienen ganas de comer o lo hacen de forma compulsiva y se decantan por la bollería». Además, Álvarez añade que «el 84 por ciento suele desarrollar disfagia orofaríngea que condiciona la forma de alimentarse».

Por ello, la clave para hacerlo de forma correcta reside, según la experta, «en enseñar al cuidador una serie de elementos esenciales como como no utilizar dobles texturas como, por ejemplo, arroz con leche o yogur con frutas, así como alimentos pegajosos tipo pan de molde o croquetas para evitar problemas con la salivación y que no se les vaya para otro lado». La forma de dar de comer también es esencial para evitar complicaciones. «Con el paciente sentado, el cuidador debe ponerse a la altura de las rodillas para hacer que el enfermo agache la cabeza y tape de forma natural la via aérea, lo que evita que los alimentos no se vayan ahí y no se atragante. También es recomendable emplear cucharas pequeñas y nunca pajitas para beber», recuerda Álvarez.

En este sentido, desde la Fundación Alzheimer España recomiendan utilizar un juego de cubiertos y platos especial que cubra las necesidades de la persona y si ésta presenta dificultades para el uso de cubiertos ser tolerante y permitir que emplee las manos para comer. Aunque el paciente no presente disfagia es importante que siga unas serie de pautas para comer. En este sentido, la doctora Victoria Pérez, directora sanitaria del grupo Orpea Ibérica recomienda «lavarse la boca antes de comer para saborear bien los alimentos. Hay que tener en cuenta que por la medicación puede tener la sensación de boca pastosa. En las fases de hiperactividad no se le puede obligar a sentarse y es importante que se le presente la comida de forma que pueda comerla de pie y con la mano». Y es que, continúa, «un anciano no es un niño que tenga que comer purés porque no se sabe la cantidad de proteínas, por ejemplo, que ha ingerido. Hay que trabajar las texturas y los sabores, sobre todo para mantener el gusto en aquellos que hayan perdido las ganas de comer». Considerando el «mal estado» nutricional como un factor de riesgo inherente en las personas con alzhéimer, es preciso desarrollar un plan sistemático de actuación para tratar de mitigar los efectos indeseados que esta patología origina en el enfermo y su familia.

A tener en cuenta

► Dedicar tiempo a al planificación de un menú semanal y a la preparación de las comidas.

► Comer siempre con moderación. Prevenir los excesos.

► Tener en cuenta las modificaciones en la medicación. Algunos fármacos pueden producir amargor junto a las comidas, además de otros efectos secundarios.

► Evitar la deshidratación y estar atentos a los cambios de peso.

► Los suplementos nutricionales deben ser indicados bajo prescripción médica, y sólo en el caso de personas desnutridas que no han subsanado su dificultad mediante la dieta.

► Prestar atención cuando la persona use prótesis dental y vigilar el estado de las encías.

Beatriz Muñoz.  Madrid.


Visto 4651 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.