Viernes, 17 Mayo 2024 13:33

CAÍDAS Y ALZHEIMER

Valora este artículo
(2 votos)

fisioo

 

Los pacientes con Alzheimer tienes más problemas en la marcha que las personas sin deterioro cognitivo, lo cual los hace más propensos a las caídas, en concreto casi el doble, ya que la incidencia anual de caídas en personas con demencia es de hasta un 60-80%.

A los factores propios de la edad avanzada se le suman los efectos físicos de la enfermedad y la medicación, todo junto provocan una serie de cambios en el organismo tales como:

- Debilidad muscular e inestabilidad articular

- Enlentecimiento (disminución de la velocidad de procesamiento y aumento del tiempo de reacción).

- Disminución de la sensibilidad propioceptiva.

- Problemas de equilibrio.

- Disminución de la agudeza visual.

- Alteración de la atención.

 

¿Qué podemos hacer para prevenir las caídas?

Lo importante es ver en que podemos influir, que se puede mejorar en el paciente y su entorno para que se encuentre más seguro. Así, en el domicilio:

- Retirar los obstáculos que dificulten la circulación.

- Tener una cama baja.

- Comprobar las suelas de los zapatos para evitar resbalones.

- Tener una buena iluminación de las habitaciones durante el día. En el dormitorio, disponer de un “punto de luz” permanente por la noche.

- Si hay escaleras interiores, bloquear el principio y el final.

- Quitar o fijar al suelo las alfombras, felpudos, etc., sobre todo en el cuarto de baño. Usar pasamanos en bañera o ducha y en el WC. Utilizar antideslizante en la bañera o ducha, y en el dormitorio. Vigilar que el suelo esté siempre seco.

 

Mantener un buen estado físico es esencial, incentivar la deambulación, realizar ejercicios de propiocepción y equilibrio y ejercicio físico moderado diario nos ayudará no solo a evitar las caídas, sino que, en el caso de producirse, los efectos de la misma sean menores.

 

 

Marina Preciado Hortigón (Fisioterapeuta  Centro de Día de Alzhéimer “Tierra de Barros”)

Visto 242 veces