Domingo, 12 Diciembre 2021 11:28

DOLORES ARTICULARES POR FRIO

Valora este artículo
(1 Voto)

Dolores Articulares

Con diciembre no solo llega la navidad sino también el frio y con él los dolores osteoarticulares. Toda persona que sufra de artritis en cualquiera de sus 100 diferentes tipos, sabe que el frio y la humedad no son buenos compañeros, pero … ¿Por qué?

Varias son las causas que provocan el aumento del dolor en las articulaciones:

  • El origen más común es la variación de presión atmosférica, una articulación afecta es más sensible y tiene menos capacidad de adaptación a las subidas y descensos de la misma, desde dos o tres días antes de los cambios ya se notan los dolores, ¡no hay mejor manera de predecir el tiempo!
  • El frio también hace que nuestros músculos y tendones se contraigan y eso provoque desequilibrios en la articulación y por consecuencia dolor. Este aumento de tensión de los músculos puede ser debido no solo a la sensación térmica sino también a la disminución de la circulación periférica.
  • Con el frio nos movemos menos, eso hace que se ralentice la circulación, favoreciendo la contracción muscular y disminuyendo también la circulación de retorno, con lo que aumenta el edema, a mayor edema mas es el peso que tiene el miembro que hay que mover, por lo que aumenta el dolor.

Como veis es como la pescadilla que se muerde la cola:” hace frio y me duele más, por eso me muevo menos y aumenta mi dolor” … la soluciona a todos estos factores es sencilla y está al alcance de todos: el ejercicio (como para casi todos los problemas osteoarticulares) no significa que vayamos a mandar a nuestros abuelos a correr al parque, pero deben pasear en casa y unos sencillos ejercicios de movilización de articulaciones, eso les mantendrá flexibles reduciendo así la rigidez y el dolor.

Pero no es lo único que se puede hacer, es importantísimo mantener una correcta postura, evitando las horas prolongadas en el sillón con el brasero, al igual que vigilar la alimentación, una dieta rica en vitamina C, con propiedades antioxidantes y que favorece a la creación de colágeno, perfecto para mantener en buen estado nuestras articulaciones. Hay alimentos que ayudan especialmente como, por ejemplo, el brócoli, los frutos rojos, la naranja o el aceite de oliva, entre otros.

Además de la vitamina C, la vitamina D es altamente recomendable para nuestros huesos. Esta es la encargada de absorber el calcio y la podemos obtener del sol y de alimentos como pescados (salmón, atún, caballa), queso, huevos y leche.

Vigilaremos también que la ropa sea adecuada, de fibras naturales que aporten calor pero que no compriman, que permitan una buena circulación en las extremidades.

Marina Preciado Hortigón. Fisioterapeuta de Alzhéimer “Tierra de Barros”

Visto 558 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.