Viernes, 07 Agosto 2020 13:06

FLEBITIS

Valora este artículo
(0 votos)

Flebis

Seguimos tratando los diferentes problemas de las piernas en verano, hace un par de semanas os traíamos un video con 3 sencillos ejercicios para mejorar la circulación, pero hay veces que el ejercicio es insuficiente y se producen alteraciones en el sistema venoso. Hoy os vamos a hablar de uno de ellos, la flebitis.

La flebitis es la inflamación de una vena y puede ser:

  • Flebitis Superficial: afecta a venas superficiales. En general son benignas y presentan buen pronóstico. No representan un peligro grave para la persona.
  • Flebitis Profunda (también llamada trombosis venosa profunda): son inflamaciones de las venas que se forman por coágulos de sangre, también llamada tromboflebitis. Es mucho más complicada y peligrosa, ya que se corre el riesgo de migración del coágulo a otras partes del cuerpo con graves consecuencias

Es importante saber reconocer los síntomas, ya que un diagnostico precoz evita las complicaciones. Cada tipo de flebitis se manifiesta de manera diferente, la superficial a veces cursa sin síntomas, pero si los tiene son:

  • enrojecimiento de la piel
  • Dolor, que aumenta cuando se presiona la zona, sensibilidad y calor en la zona de la vena. Fiebre

Los síntomas más comunes de la tromboflebitis son:

  • Piel pálida o cianótica
  • Pierna hinchada
  • Disminución del pulso arterial en la extremidad afectada
  • Taquicardias
  • Dolor sordo en la pierna
  • Fiebre

Este tipo de flebitis se da con mayor frecuencia en los miembros inferiores y más aún en pacientes de edad avanzada y con escasa movilización.

Si notamos algunos de estos síntomas o sospechamos que podemos estar ante un caso de flebitis, es importante acudir al médico que será quien establezca el tratamiento adecuado, normalmente con medicación, reposo relativo y elevación del miembro afecto es suficiente, pero no deja de ser una patología importante y más en nuestros pacientes de alzhéimer, ya que a la edad se le suma la dificultad de movilización y la incapacidad de comunicar con claridad cómo se siente. Por eso, además de una detección precoz es imprescindible prevenirla.

¿Cómo podemos prevenirla?

Lo más importante es el ejercicio en general, evitar el sedentarismo, pero además ayuda una dieta adecuada baja en sal (para evitar la retención de líquidos) y la elevación de las piernas mientras se está descansando.

Marina Preciado Hortigón. Fisioterapeuta de Alzhéimer “Tierra de Barros”

Visto 190 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.