Jueves, 07 Octubre 2021 08:31

LÉEME

Valora este artículo
(0 votos)

leeme

A todos los cuidadores.

Hoy este post va para ti.

Porque a pesar de las frustraciones y las dudas lo estás haciendo bien.

Porque si de algo se compone el corazón de un cuidador, es por su valor humano.

Gracias por ponerle corazón y humanismo a una enfermedad tan desgarradora.

Gracias por buscarte las mañas, los recursos y las invenciones necesarias para fomentar la autonomía de tu familiar.

Gracias por estimular el lenguaje cada vez que fomentas una anécdota del pasado.

Gracias a esos nietos que alegran la vida de sus abuelos con sus visitas, juegos y conversación.

Gracias por luchar y darle la mano a tu esposo/a, madre o padre, abuelo/a y darle su identidad.

Por la infinita paciencia.

Por los obstáculos que superas con el tiempo.

Por la tremenda dedicación de tiempo que el cuidar conlleva.

Por pensar en lo mejor para él/ella.

Por los besos, los abrazos y las palabras de cariño, que se guardan en su memoria emocional.

En este camino, andamos juntos.

Rosa Ana García Martín

 (Psicóloga del Centro)

Visto 98 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.