Viernes, 06 Junio 2014 09:38

ARTROSIS DE RODILLA

Valora este artículo
(1 Voto)
Artrosis rodilla Artrosis rodilla Artrosis rodilla

Como os comentábamos en el post anterior, iremos revisando cada articulación por separado para comentaros en cada caso de artrosis, el mejor modo de abordarla.

Comenzamos con la artrosis más frecuente, la artrosis de rodilla, ya que la padecen mas de un 10 % de los españoles .Pero ¿Cómo podemos detectarla? El primer síntoma de la artrosis es el dolor, que aparece inicialmente tras estar mucho tiempo de pie o caminando , algunas actividades como subir y bajar escaleras, caminar por terrenos irregulares o levantarse de una silla, duelen especialmente. Tras estar un rato sentado el paciente nota rigidez y dolor al intentar levantarse. Es como si las rodillas estuvieran agarrotadas y necesitaran calentarse. Según avanza la enfermedad la articulación se va deformando, aumenta de grosor y pierde la alineación, generalmente metiéndose hacia adentro las piernas. La rodilla se deforma por la reacción del hueso articular ante la artrosis, formando en los bordes de la articulación unas rebabas óseas que se llaman osteófitos.

Ya sabemos que la artrosis es una enfermedad degenerativa y crónica, pero que no tenga solución no significa que si podamos mejorar sus síntomas e incluso hacerlos desaparecer si los atacamos a tiempo.

Existen en el mercado una gran cantidad de antiinflamatorios y regeneradores del cartílago, de eso podrá asesoraros vuestro médico de cabecera, lo que os exponemos aquí son dos remedios caseros y muy efectivos para combatir el dolor:

 

Remedio para la artrosis 1: Hervir 1 taza de agua en un cazo. Retirar del fuego y colocar 1 taza de arcilla en polvo en un recipiente, verter el agua poco a poco y remover hasta obtener una pasta espesa. Aplicar la arcilla directamente sobre la zona dolorida y dejar actuar hasta que se haya enfriado por completo.  Este remedio es muy eficaz para aliviar el dolor producido por la artrosis

Remedio para la artrosis 2: Hervir un puñado de cola de caballo y de raíz de malvavisco en un cuarto de litro de agua durante 5 minutos.  Retirar del fuego, dejar refrescar y colar.  Beber este cocimiento a lo largo del día.

Para evitar la atrofia muscular y la deformación de la articulación de la rodilla realizaremos diariamente dos ejercicios muy sencillos:

  • Tumbados boca arriba colocaremos una toalla enrollada debajo de las rodillas flexionándolas, realizaremos una flexión dorsal del pie a la vez que extendemos la rodilla.

  •  Tumbados boca arriba colocaremos una toalla enrollada debajo de las rodillas flexionándolas, ejerceremos presión sobre la toalla aplastándola.

Es también importante realizar una actividad aeróbica moderada como caminar o natación al menos tres veces por semana.

Como veis es una pauta muy sencilla de seguir, pero muy efectiva, solo necesitáis realizarla todos los días y cuando mejoren los síntomas no dejar de hacer os ejercicios ya que son los que os mantendrán alejados de los dolores.

Marina Preciado Hortigón (Fisioterapeuta centro de día “Tierra de barros”)

Visto 4238 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.